El rescate de España, se habla como si de un mero trámite se tratara, como si fuera todo parte de un plan de normalización, donde Europa, simplemente nos de mas dinero al estado Español, sin mas garantías que las exigencias de un gobierno de izquierda, donde se exige, no se pide, mas dinero, sin mas contrapartida que el carnet de europeo de izquierdas. 

La memoria es sabia, recuerdan a un tal Varufakis, se acuerdan de ese gobierno convencido que o ellos o nada, se acuerdan como acabo Grecia con la soberbia y sobre todo, con la poco cultura y preparación de un gobierno populista?. Pues hagamos memoria. 

Grecia lleva rescatada mas de un lustro, atrás quedan esas manifestaciones en las calles pidiendo la soberanía del pueblo, el todo para el pueblo, el fin de las clases pudientes, el subir los impuestos a los ricos para que los pobres puedan sobrevivir, las risas de Schauble en su despacho sabiendo lo que iba a ocurrir…. Grecia sucumbió a la realidad, al rescate, a los recortes sociales, a saber que pagaran esa deuda al menos 3 generaciones de Griegos, Europa, impuso sus reglas y en Grecia pagaron las clases medias y bajas la prepotencia y falta de responsabilidad de un gobierno que pensaba que podría hacer realidad sus sueños, lo leído en libros durante décadas desde su universidad al hospicio de una Grecia donde hasta 2010 todo valía, donde todo eran “cazos”, subvenciones, inversiones sin sentido…. Los grandes beneficiados, las clases pudientes, donde por primera vez, se incluyeron los mismos radicales de izquierdas que saquearon Grecia. 

Grecia, como España tendrá que firmar con Europa para ser rescatada un superávit primario en los próximos años del 2/3%, que quiere decir esto, que sin incluir el pago de la deuda, sus ingresos deben superar a sus gastos, y como hacer esto en un país donde hemos pasado en 10 años del 60% de deuda sobre PIB a un 120% (estimado para 2020), pues calculen y piensen. 

Subida generalizada de impuestos IVA IRPF IS ….. , congelar los salarios públicos y pensiones, bajar el gasto social, educación y medicina. Las pensiones, se han retocado a la baja en no menos de 11 ocasiones en Grecia en estos últimos años, las famosas rentas mínimas o ingreso vital, desaparecido. Las grandes fortunas se han ido de Grecia, los trabajadores cualificados ahora tienen nacionalidad Alemana o Italiana, ahora que la deuda Griega comienza a ser autosuficiente, se sigue financiado a tipos a 10 años por encima del 2%, con sueldos por debajo de los españoles, el paro sigue siendo cercano al 20%, Grecia ha perdido una década, y lo que te rondaré. 

Los rescates llevan condicionantes, son como las refinanciaciones, mas caras, mas dolorosas y sobre todo solo sirven para contentar al acreedor y hacer que el pagador malviva en el mejor de los casos pagando algo que hace tiempo disfrutó. 

España 2020, tenemos un gobierno similar al de Grecia, un gobierno de fácil palabra y difícil ejecución, un gobierno que ha llegado donde esta a base de hacer promesas que sabe que no puede cumplir, a base de culpar a otros de su incapacidad, de su experiencia 0 en gestión, en ser un experto opositor, pero un nulo gobernante, si le sumamos la crisis del Covid y que pese a tener 10 años para mejorar nuestra deuda y situación frente a europa, no hemos ni cambiado el sistema productivo, ni mejorado el ratio de deuda, ni hecho eficiente nuestro sistema social y productivo, lo que tenemos es una tormenta perfecta donde les aseguro el rescate no costará muy caro. 

  • Subida de impuestos asegurada.
  • Bajada del gasto social, adiós a promesas, subvenciones, independencia fiscal de comunidades, rentas vitales y demás inventos. 
  • Fusiones de empresas de sectores como teleco y bancario, caída del sueldo medio de cada español y paro por encima del 20%
  • Fuga de fortunas, empresas y capital a otros países.
  • Inversión 0 en infraestructuras 
  • Intervención de los presupuestos generales adaptándolos a la realidad impuesta por nuestro acreedor, Europa. 

Esto, obviamente, el partido actual, se negará a aplicarlo, Podemos se bajará del barco, los partidos independistas también, la calle se llenará de gente clamando por la cabeza de Europa, algunos incluso pondrán encima de la mesa el dejarla, el puzzle de Pedro Sánchez se vendrá abajo, y Pablo Iglesias tratará de alzarse como líder de la oposición, y como en cada crisis, en las últimas décadas, un gobierno de derechas, tendrá que capitanear una crisis sin precedentes en España, donde la austeridad, el ser país de cola de Europa, sea nuestra bandera. 

Hay esperanza, quizá, España tiene una ventaja, es el país con mejores infraestructuras de toda Europa, con precios competitivos donde el sacrificio sería hecho por el trabajador con sueldos un 30% por debajo de los actuales, podría ser el país por llegada y gasto de turismo número 1 del mundo, y la fábrica de Europa en sectores como el del automóvil o tecnológico. Desafortunadamente, no podremos ser la sede financiera de medio mundo sustituyendo a Gran Bretaña, no tendremos una fiscalidad que lo permita, ni tan siquiera una regulación que lo facilite. 

La banca Española pasará a un segundo nivel, las compañías seguirán apostando por el exterior, el talento se irá como las grandes fortunas, volveremos a ser un país de inmigrantes, la construcción se ralentizará, y de nuevo en 2021, volveremos, si Covid quiere, a ser un país de servicios, de sueldos bajos, de peineta y montera, y de lo que el turista quiera. 

Y tenemos que ser conscientes, y sobre todo estar preparados, la morosidad se volverá a disparar, y quien pensaba que podía seguir viviendo como hace 10 años, se dará cuenta de que son unos pocos siempre los elegidos. 

Un país con deudas, sin ayuda fiscal, sin ilusión, sin un gobernante que comande el barco, es un barco a la deriva o un barco remolcado por Europa. 

Ojalá me equivoque, pero sinceramente, si me obligaran a invertir en España, poco se salvaría, y es una pena, porque al señor ZP, al señor Rajoy y sobre todo, al mas irresponsable de todos, el señor Sánchez, les hubiera dado tiempo de convertirnos en Portugal y no Grecia, Italia nos seguirá de cerca, no estaremos solos, Grecia obviamente también, pero ellos, nunca salieron de su agujero. 

Donde pondría el objetivo, en hoteles prime si hay momento distrease, en NH o Sol Meliá, en Amadeus, en Repsol, en IAG y empresas muy especializadas y de lujo. 

Lejos de bancos, de inmobiliarias, de empresas relacionadas con sector construcción, de renovables… 

Volvemos a la España de los 70, y esta vez no será Franco quien tenga la culpa, será quien decida el señor Iglesias, que tiemble el señor Casado…